Misterio

Eterno, piadoso,

sin controversia y controvertido.

Sutilmente hermoso,

hecho de sedas. Desvanecido.

Y aunque mi silencio sea

el más tronador y salvaje grito

no me rindo ante tu piel,

no retrocedo,

no desespero.

Te nombra el misterio,

te revela incólume mi aliento.

Se oyó el improperio:

eres mi perdón y mi escarmiento.

Y aunque mi silencio sea

el más tronador y salvaje grito

no me rindo ante ti,

no retrocedo,

no desespero.

YO SOY ASÍ

soy como soy y como soy moriré 

moriré por el amor de mi vida 

ese amor tiene nombre y apellidos

un nombre tan hermoso como el 

con una hidalguía que me envuelve en un mar 

plagado de buenos momentos

unos momentos que solo tu eres

el que hace que mi vida tenga sentido

un sentimiento que no puedo expresar con palabras

unas palabras que se pierden por el aire que me rodea

un aire que respiro y vuelvo a respirar

que entra por mi cuerpo

que me hace cosquillas cada vez que escucho su nombre

un nombre que recorre cada lugar en el que me encuentro

para sentirte dentro de mi por muy lejos que estés

porque dirás tu?

porque cada vez que me acuerdo de ti

de, ese, tu nombre mi corazón late mas fuerte

lucha con fuerza a pesar de las circunstancias y la distancia

tu y yo estaremos juntos y lo sabes

sabes que eres lo mejor que me ha pasado

que llegaste cuando casi ya no vivía

que  dañaba mi corazón

un corazón que no quería vivir

hasta que tu entraste en mi vida

y ese corazón que estaba casi sin aliento

perdido por un mar repleto de dolor y sufrimiento

revivió y quiso volver a latir, latir con fuerza

ahora estamos aquí, viviendo y amando

y así estaremos por los tiempos de los tiempos

Mi re-casamiento

Y así lo llamó el cura…

 

DSCF3988

Hoy hace 25 años que dimos por primera vez el  “si quiero” ante el altar y he de decir que aunque con  tropiezos aquí estamos re-casándonos otra vez. Nuestra vida es así…

Nacimos casi juntos, pues solo nos separan tres meses, y juntos seguiremos para siempre. Juntos estaremos cuando las blancas alas de la muerte acaben nuestros días. ¡Ay! también juntos estaremos hasta en la memoria silenciosa de Dios. Pero dejemos que existan espacios en esta, nuestra unión. Y permitamos que los vientos de los cielos dancen entre nosotros.

Nos amamos el uno al otro, pero no permitimos que el amor sea una atadura: Permitimos mejor que sea como un mar que se mece entre las orillas de nuestras almas. Nos colmamos mutuamente, pero no nos agobiamos. Compartimos nuestro pan, pero sin comer del mismo trozo. Cantamos y bailamos juntos y somos alegres, pero permitimos que cada uno se sienta solo. Así como las cuerdas de una guitarra nos encontramos separadas aunque nos estremecemos con la misma música.

Nos damos el corazón, pero sin que por ello dejamos de vigilarlo. Pues solamente la mano de la vida puede contener nuestros corazones. Nos mantenemos unidos, pero no demasiado juntos: Porque las columnas del templo se encuentran separadas. Y el roble y el ciprés no crecen estando bajo la sombra del otro.

Estas son las buenas maneras de nuestra vida en pareja, tal vez, a ti que empiezas la andadura, también te sirvan.