mis huellas

 

image

 

Una noche yo soñé
que con Jesús caminaba
junto a la orilla del mar
bajo una luna plateada.
Soñé que veía en los cielos
mi vida representada
en una serie de escenas
que en silencio contemplaba.
Dos pares de firmes huellas
en la arena iban quedando
mientras con Jesús andaba,
como amigos, conversando.
Miraba atenta sus huellas
reflejadas en el cielo,
pero algo extraño observé,
y sentí gran desconsuelo.
Observé que algunas veces,
al observar  sus huellas,
en vez de ver los dos pares
veía sólo un par de ellas.
Y también observaba
que aquel solo par de huellas
se advertía siempre, siempre
en mis noches sin estrellas,
En las horas de mi vida
llenas de angustia y tristeza
cuando el alma necesita
más consuelo y fortaleza.
Pregunté triste a Jesús:
"Señor, ¿Tú no has prometido
que en mis horas de aflicción
siempre andarías conmigo?
Pero noto con tristeza
que en medio de mis dolamas,
cuando más siento el dolor,
veo sólo un par de huellas.
¿Dónde están las otras dos
que indican Tu compañía
cuando la tormenta azota
sin piedad mi rota vida?
Y Jesús me contestó
con ternura y compasión:
"Escucha bien, hija mía,
comprendo tu confusión.
Siempre te amé y te amaré,
y en tus horas de dolor
siempre a tu lado estaré
para mostrarte Mi Amor.
Pero si ves sólo dos huellas
en la arena al caminar,
y no ves las otras dos
que se debieran notar,
es que en tu hora afligida,
cuando flaquean tus pasos,
no hay huellas de tus pisadas
porque te llevo en Mis brazos".

 

LAS SIETE PALABRAS

image

Siete veces en la cruz
nos habla el Señor Jesús.
En estas siete palabras
Él te ofrece salvación,
llamando a tu corazón
y esperando que le abras.
I
Contempla a la multitud,
comprendiendo su actitud.
En su crimen se enceguecen,
y pide crucificado:
PERDÓNALES, PADRE AMADO,
QUE NO SABEN LO QUE HACEN.
II
Un ladrón arrepentido
en la cruz se ha convertido.
Reconoce su castigo
y después de una oración
escucha con atención:
TÚ ESTARÁS CONMIGO.
III
Cristo quiere que María
tenga paz y compañía
cuando el dolor la taladre.
Y junto a Juan, Él le dijo:
MUJER, HE AHÍ A TU HIJO;
HIJO, HE AHÍ A TU MADRE.
IV
Dios observa desde el cielo
hasta que coloca un velo.
No puede ver el pecado
que está cargando Jesús.
Dios mío, clama Él en la cruz:
¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?
V
La cruz es tormento cruel
nadie se preocupa de Él.
Todo sufre por merced
sin que le tengan piedad.
Y en medio de su ansiedad
dice el Señor: TENGO SED.
VI
La profecía se ha cumplido,
allí está el Mesías herido.
Como cordero inmolado
ha cumplido su misión,
y expresa con emoción:
TODO ESTÁ CONSUMADO.
VII
Ahora se oye su palabra final.
Ya su vida, su ser terrenal,
se está extinguiendo.
Ya ruegan sus labios humanos:
PADRE, EN TUS MANOS,
MI ESPÍRITU ENCOMIENDO…
Fue el último sermón de Jesús
el púlpito fue la cruz.
Siete frases que siguen resonando,
meditemos en ellas sabiamente
en nuestro corazón y en nuestra mente,
que Cristo todavía nos sigue hablando.

Autor: Orlando Castellanos (www.arjonadelia.blogspot.com)