EL CAMINO

 

ENSEÑARAS A VOLAR

volar

PERO NO VOLARAN TU VUELO

ENSEÑARAS A SOÑAR

soñar

PERO NO SOÑARAN TU SUEÑO

ENSEÑARAS A VIVIR

vivir

PERO NO VIVIRÁN TU VIDA

SIN EMBARGO…

EN CADA VUELO…EN CADA VIDA…EN CADA SUEÑO

PERDURARÁ LA HUELLA DEL CAMINO ENSEÑADO

Madre Teresa de Calcuta

y1p1vs6UCShL6YNA20aKFrso-ltCom16t24wHfKQOoqGCUcr63ueSua4M1WDGZNAt2eKNKPva1l8CM

 

Perlas de Gandhi

9690131_25308

– Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.

– No dejes que se muera el sol sin que hayan muerto tus rencores.

– Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.

– Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.

– No hay camino para la paz, la paz es el camino.

– La verdad es totalmente interior. No hay que buscarla fuera de nosotros ni querer realizarla luchando con violencia con enemigos exteriores.

– Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.

– No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias.

– Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo.

– Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia.

– Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.

 

 

Oración para la hora de la decisión

9667147_319382

 

 

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes

y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das humildad no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla.

No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte y que la venganza es la señal del débil.

Si me quitas el éxito, déjame fuerza para triunfar del fracaso.

Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme y si la gente faltara conmigo dame valor para perdonar.

Señor, si yo me olvido de ti, no te olvides tú de mí.

MahatmaGandhi