Destino

Por ti recojo el sarmiento

desboco mis ganas

hago vino del racimo

bebo tragos del madero

como de la seca vara

y me embriago del vino.

Me reclino en el soneto

del poeta de mil caras

que bebe para el olvido

busca el placer del sueño

esparce su ira en su alma

y muere en desatino,

Rebusco en mi cerebro

esta absurda causa

de embriagarme del destino

con vino de un sarmiento

seco de esperanzas

e ilusiones vanas.