Sin limites

Cada vez que te muerdes los labios
es como si devoraras el infinito,
como si el fuego te supiera a poco,
como si supieras escuchar el silencio.
Cada vez que caminas cerca de mis sueños
el viento me despierta,
pero no llego a tiempo.
Cada vez que me doy la vuelta,
perdida entre la muchedumbre,
no es nadie quien me mira,
no es nadie quien me sigue,
sigo sintiendo tu aliento,
me persiguen tus sonidos tiernos.
Cada vez que me invento algo, para olvidarte,
ahí estás tú delante,
subido sobre mi almohada del alma,
sobre mis dudas eternas.
Cada vez que sigo adelante, doy la vuelta
y me quedo atrapada entre tus palabras,
entre tus versos,
entre nuestros secretos.
Cada vez que grito en silencio NO
escucho tu voz alta y bien claro que dice SI.
Cada vez me cuesta más
despertarme en el límite de un verso,
para acostarme en lo infinito de un soneto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s