Mío

Lo vi… estaba detrás de aquellos espectros de luz y sombra,

de aquella ilusión maldita.

Se escondía entre las sombras de un medio día.

Sus pasos lentos se hacían interminables.

Caminaba solo, la tristeza que reflejaban sus ojos era casi infinita.

De pronto… un instante, un haz de luz acarició nuestros rostros,

el calor de su voz me hizo sonreír,

imaginar de nuevo que él estaba conmigo.

Mis mejillas se ruborizaron al escucharlo,

una convulsión de sentimientos acudieron a mi mente,

mariposas revoloteaban en mi estomago,

las manos frías,

la frente húmeda,

el corazón palpitaba dentro de mi pecho,

era el amor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s