Reflexión de Diciembre

Sentada mirando el cielo y después de haber recorrido un año de

nostalgias y alegrías, solo nos queda el amor  y la felicidad que sigue

uniendo nuestras vidas.

Vienen mi mente cada caricia tibia que nos han dado 

nuestros seres  queridos, o la ilusión con que cada día te levantas, 

o seguir con la esperanza de ver como cambia el mundo

y, a veces, 

los pequeños sinsabores, que, este año que estamos terminando,

nos ha tocado vivir.

Estamos en Diciembre, mes de dicha y regocijo, de reuniones y promesas,

de balances y propósitos para el año que comienza, de panderetas y  villancicos, de felicidad, pero siempre está aquello que nos invita a brindar

el abrazo de un herman@, a un amig@ cuando  tus padres ya no están,

y si tu todavía los tienes, no te olvides darles un beso, un beso grande y

generoso, porque es muy hermoso y tierno cuando te quieren sin mas,

sin pedir nada a cambio.

Son esos pocos momentos, esos momentos llenos de felicidad, los que

hemos de recordar con regocijo y olvidar los demás.

Os deseo con  mucho cariño una muy, muy Feliz Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s