Alas

Y de repente, desperté de mi letargo,

con una agilidad desconocida,

como pluma zarandeada por el viento que

nunca encuentra suelo donde reposar.

Mis manos eran traslúcidas,

como todo mi cuerpo.

Podía ver latir mi corazón

y mi sangre por mis venas circular.

Extraña sensación esto de volar.

Mi cuerpo material estaba ahí tumbado,

inerte y petrificado en los brazos de Morfeo.

Mi cuerpo etéreo suspendido en el aire,

rozando el techo buscaba una explicación,

un quiero comprender,

pero prefirió disfrutar de la ocasión y volar.

Y volé…

Volé por encima de vuestras cabezas

y vi cada vez más gente,

que aun estando cerca entre si,

sus corazones estaban alejados.

Volé y vi almas en pena muriendo de hambre,

sin que el resto se inmutara.

Descendí y corté mis alas,

¡ya era suficiente!

¡Nunca más!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s