miedos

Tengo miedo, no te lo niego.

Ayer mi alma sintió el frío maldito de la muerte.

Sentí como el susurro de lo desconocido se apreciaba entre la nada.

Mis ojos lloraron amargamente durante horas.

El sueño salió corriendo detrás de aquel mal sueño que cobijó mi madrugada.

Las agujas del reloj no hacían más que burlarse de mi insomnio. Poco a poco los minutos se convirtieron en horas y las horas en instantes fugaces que no hacían más que apedrear mi corazón.

Me quedé dormida, después de pensar, repasar y llorar amargamente porque tenia miedo…

Miedo de no verte un minuto más, de no saber de ti o no poderte escuchar.

El miedo se apoderó de mí y las promesas se tienen que cumplir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s