casualidad

Sentada aquí la tarde me espera. Las caricias solo desean salir y esconderse del frío de este aire.

Las ganas de sollozar quedaron atrás y solo se alza el vuelo inútil de una tensa calma.

Los minutos pasan, las penas se van una por una. Los gestos sin ganas solo se muestran de vez en cuando detrás de aquella esquina sombreada por un niño.

Me quedo quieta, trato de encontrarle una ilusión a esta fantasía, de escuchar el sonido del silencio, de ver la luz infinita que tus ojos reflejan.

Escucho la radio, escondo los ánimos, me atrevo a pensar que un día de estos tendré la curiosidad de matar un sueño, de acabar acariciando la tenue vertiente de tu rostro.

Sola, fría, inútilmente desesperante.

Cada  minuto pasa, el ruido de un camión en la calle  me hace despertar de este letargo, pero aquí estoy. Esperando volver a esta realidad inconclusa, a esta casualidad de la vida que me abandona de vez en cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s