Para mis hijas

Siento la fría brisa que trae el invierno,
queriendo retener en mi piel cada momento,
buscando el reloj que pare el tiempo que se escapa,
deseando que los instantes aquí sean mi vida.
Y cuando llegue la cálida primavera,
podrán verme aun a su lado,
mirándolas, con la misma dulzura,
queriéndolas, con mi corazón de madre.
Y nada podrá alejarme de ellas,
nada hará que mi amor deje de crecer,
nada conseguirá que deje de protegerlas,
nada existe que haga que las deje de querer.
Y en el tórrido verano,
mis brazos les darán calor,
mis labios les darán aliento,
y todo mi ser les dará todo mi amor,
por los tiempos de los tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s