Sentimientos

 

Nunca me sentí sola

En la llanura

Nunca me sentí sola

En la espesura

Nunca me sentí sola

En la ternura

La soledad es amargura

Que se lleva dentro

Del alma como una

Quemadura

Arrancar la soledad

Es un rebusque

Que no mata de raíz aquel desvío

Sólo cuando me dejó el que era

Mi amor

Sentí como Gohete en su amargura

Pesar sobre mis hombros

La falta de ternura.

El tiempo ha escapado

En las aguas del río su bravura

Y yo me he quedado varada

Entre los juncos

De la desembocadura

No, no he dejado de respirar

En este sótano, porque se

Que al final está la luz

Esperando un nuevo día

Todo pasará como las lunas

Y los soles,

Lo que no pasará, esta dormido

Esperando lo arrastre la memoria

Al nuevo amanecer

Como un recuerdo que no hiere, no mata

Y puede ser devuelto al renacer o a la

muerte

Habrán nuevos y relucientes momentos,

Ya no serán aquellos que por discreta y en discurso

Llamé felicidad aún sin llamarse así, ni en su memoria

Ahora sólo quedó del beso su amargura

Y de su figura la señorial

Que se desvanece en el concreto

De una lápida

Temprana en la frialdad del cementerio

Olvido los castigos de aquella monja

Allá en el colegio

Escrutando van mis ojos y mi alma

Para atisbar en su interior

Todo lo que fue un misterio

A los ojos mundanos y terrenos.

Si vine a esta vida

Fue a aprender

Y de morir no renacer será un placer

Si me voy sin enseñar

Lo que puedo escudriñar…

No alcanzaré el verdadero amanecer.

Hoy se rompieron los lazos

De la urdiembre

Que me ató con señuelos y embelesos

A tu vida de mentiras infernales

Gracias que no fueron terrenales

Y tus mentiras

Se pudrieron entre mujeres terrenales

Libre de las noches y días de tormento

Entre mentiras envueltas en sedas y perfumes

Entre sexo de prostíbulo barato

La calle se amplió en el firmamento

Y de lo tuyo sólo ha quedado

Aquel efímero momento

No hay huella ni marca en mi armadura

Que no sea la ternura de otras bocas, no la tuya

La tuya sólo me dejo una picadura

Con ponzoña narcótica y horrenda

Que se ha ido por la desembocadura

Del río que cruza aquel pantano

De tu alma inmunda y putrefacta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s