Empezar de nuevo

 

Déjame matar mi alcoba con

puñales infelices,

donde emanan sangre las

profundas heridas,

desangradas, despedidas

de tu pobre amor,

estrofas rotas

de un olvidado poema,

que sin haber nacido

yacen ya muertas,

paridas metáforas

en la pluma de una poeta,

palabras escritas

sin puño ni letra.

 

Déjame dormir

profundo en mis sueños,

condenada y cautiva

a la angustiosa pena,

que me pierda en el oscuro

crepúsculo que lo vela,

olvidando infinitos, bellos

y locos recuerdos

con lagrimas de gotas saladas

y cristalinas,

cuentas del rosario

de tu desnuda ausencia,

fuentes que fluyen de aguas frías

y gélidas.

 

Déjame rezar

y en tanto ruego en mis rezos,

ángeles y demonios atrevidos

surgen en ellos,

unos vienen y aman,

otros van y traicionan,

los que vienen salvan,

los que se van condenan,

los que amando salvan

reflejan paz y sosiego,

los que a traición condenan

esos todo se llevan,

en luchas ambos aguardan

y en mi interior reinan,

déjame morir en mi agonía

despacio muy lento

y en mi entierro con tu estela

encendida en mi lamento,

pido a Dios profanes, en silencio,

la tumba de mis deseos,

para resucitar mi vida contigo

si lo permite el cielo,

si no ya sola…

tendré que empezar de nuevo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s