Promesas de Navidad

 

 

Mil promesas…

Robé para ti una roca a un río.

Antes de salir, tú dijiste soy tuyo.

No pensé en las mil promesas,

ni en la roca que al río robé;

solamente en esas últimas palabras.

Al acabarse el día,

Al desgastarse como ropas viejas tu amor.

Cuando se agotó el sol,

Y me cubrieron de nubes lluviosas la luna;

No pensé en mi soledad,

Tampoco en el dolor y la pena,

Solamente en esas últimas palabras.

Mil promesas en papel y espacio.

Me pinché los dedos robando una rosa para pagarlas.

Decepcionante entender, llegada la tarde, que no hubo mañana.

Ni aún la noche me trajo consuelo.

Cosí para ti, unas lágrimas de felicidad para hacerte un rosario,

Uno que sólo a ti pudiese rezarse.

Tú en cambio me envolviste con mil promesas en un corazón vacío, de papel frágil.

Recogiendo abejas de las flores, para tenerte miel.

Sacando hermosas palabras entre libros para darte, entre el sobre de mis notas, esperanza.

Silbando una melodía sin aliento,

Vine a encontrarte dando a otra,

Mil promesas iguales a las que a mí me diste.

Mil promesas iguales le regalabas,

envueltas en un corazón vacío, de papel frágil.

Tal vez, herirme era necesario para dejarme sin ti,

pero dejarme sin ti, ¿porque?

¿Cuánto más debía amarte para que no te marcharas?

Ahora no Importa ya, … mas recuerda que estoy aquí para cuando llegue navidad.

Un pensamiento en “Promesas de Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s