ultimas voluntades

 

Ay!,  no, no, hijas mías, el día que me muera
no permitáis que a mi cuerpo lo coman los gusanos,
¡ qué me incineren, qué me crimen !.
Pero antes… que me saquen los órganos que necesiten,
para reparar a otro ser humano,
que miren bien, que se queden con lo que haga falta,
hasta con las pestañas si es necesario.
Que tomen mi corazón,
para que un poeta enamorado pueda percibir sentido del amor
y escribir aún con más énfasis en el verso la pasión que le surge y que le urge.
Que tomen mis ojos,
para que algún pintor enamorado pueda plasmar el amor y así pintar a su musa.
Que tomen mis oídos,
para que algún músico virtuoso pueda escuchar el dulce sonido del amor y componer su mas bella melodía.
Que tomen mis manos,
para que algún fiel amante pueda tocar y sentir la hermosa geografía del cuerpo de su ser amado.
Que tomen mis labios,
para  que algún enamorado pueda sentir la sensualidad y el sabor de su primer beso.
Que tomen  mi cerebro,
para que algún pobre loco de amor aprenda de mis errores
Después, sí, que me quemen, que pongan mis cenizas en
una bolsita de tela, para que poco a poco me diluya , y
cuando tengáis tiempo me echéis al mar, lejos, muy lejos,
donde mi alma y mi cuerpo descansen en paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s