Recuerda

 

Recuérdame cuando haya marchado,

lejos en la tierra silenciosa;

cuando mi mano ya no puedas sostener,

ni yo dudando en partir, queriendo permanecer.

Recuérdame cuando se acabe lo cotidiano,

donde revelabas nuestro futuro pensando.

Sólo recuérdame,bien lo sabes,

cuando sea tarde para plegarias o consuelos.

Y aunque debas olvidarme por un momento

para luego evocarme, no lo lamentes:

Pues la oscuridad y la pena dejan un vestigio de los pensamientos que tuve:

Es mejor el olvido en tu sonrisa,que la tristeza ahogada en tu recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s