Crucificado

 


Le he crucificado tantas veces,
con mis  ambiciones,
mis desganos e incertidumbres,
envidias y contradicciones.
Le he hundido con mi falta de fe,
una y otra vez esa lanzada;
y he golpeado esos clavos,
con mi poca tolerancia.
Pero a cada golpe él me sonríe,
por cada gota de sangre me perdona;
y resucita una y otra vez,
porque siempre él me salva.
Y me llevará a su Paraíso,
aunque me resista y no quiera;
y me dará siempre su amor,
aunque crucificándolo siga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s