Se resbala la vida

 

Entre rosas y espinas
se resbala la vida,
construyendo caminos
de encontrados momentos
espinas que profanan
la adolorida carne,
y rosas que embellecen
dulces horas de calma.
¡Puede más una rosa
que cien dirás espinas!
un capullo de ellas,
bien vale mil espadas;
la dicha, que se logra,
por sobre los escollos,
es feliz horizonte
de una vida lograda.
Por eso, no te duelan
las espinas clavadas,
aunque llaguen tu piel
y trastoquen tu calma,
si al final de la senda
hay una aurora blanca,
como una rosa roja
asilada en tu alma.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s